Categorías
Noticias Política

Los jornaleros y el estado

En la polémica sobre los jornaleros, se habla mucho de intermediarios y especuladores refiriendose a los empresarios (esas hermosas e incombustibles máquinas de generar riqueza) pero poco se habla del estado como principal intermediario.

Esto es algo que sorprende teniendo en cuenta que el estado se lleva una parte fija en forma de IVA y tasas y otra parte variable en función de beneficios al empresario y de IRPF a los trabajadores. Es decir, es con diferencia el principal ganador en este negocio siendo a la vez el que menos riesgos corre.

Impone regulaciones y restricciones al comercio, es decir, no solo es que sea el que más gana con el negocio sino que además es el menos aporta en este proceso . Incluso podemos decir que su aportación es negativa teniendo en cuenta que impone normativas y condiciones. Se podría decir que invirtiendo lo recaudado adecuadamente en infraestructura y servicios no sería tan negativa la participación del estado pero siendo realistas voy a poner eso como mínimo en duda.

En otros sectores es quizás posible sostener un mordisco por parte del estado. Pero en uno que poco a poco tiende a desaparecer es curioso que lo vaya a hacer antes o al menos a reducirse porque los que llevan a cabo la actividad no dan de si para pagar a quien tampoco les aporta soluciones.

¿Como afecta la subida del SMI?

Como sabe cualquiera que sepa un mínimo de economía o mejor aún, que participe en algún mercado, la fijación de un precio genera automáticamente una reducción en el «número de contratos firmados». O lo que es lo mismo, menos trabajadores y empresas llegando a acuerdos.

Además, a través del salario mínimo en algunas regiones como Andalucía o Extremadura con salarios más bajos que en el resto de provincias, directamente les hace imposible en ocasiones obtener beneficios y seguir con la actividad. El problema del salario de 950 euros se acrecenta si tenemos en cuenta que en Portugal, a muy pocos kilómetros el SMI es de 650 euros siendo el resto de condiciones muy similares.

Conclusiones:

Por supuesto, y como es habitual, veremos un sin fin de intentos por parte de los diferentes partidos de capitalizar este movimiento a su favor. En mi caso no me fío de ninguno.

Particularmente pienso y para ser honesto que no solo el estado tiene la culpa de estos «desequilibrios» en algunos sectores. Es razonable pensar que el desarrollo tecnológico y la contante capitalacion generan grandes cambios y por supuesto sus consecuentes perjudicados en el proceso. Además de que las distintas regulaciones favorecen que le actividad se traslade de una economía a otra.

No obstante, una regulación inflexible junto con un voraz afán recaudatorio y la demagogia constante por parte de los políticos, no pueden hacer más que ralentizar y convertir en traumáticos los inevitables cambios a los que nos enfrentamos.

el podcast completo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *